El Señor Enrique

Una vez terminado el taller de Tino Soriano apenas me quedaba una tarde para dar un paseo por Zaragoza. La intención no era más que poner pie en alguno de los iconos turísticos de la ciudad y, cámara en mano, plasmar mi recorrido llevando a la práctica las enseñanzas del curso.

Desde la Pasarela del Voluntariado recorrí el paseo junto al Ebro guiándome por la visión lejana del La Iglesia del Pilar.

091025-RM-barzar035

091025-RM-barzar098

Ya anochecía cuando entré en el templo. Allí, a pesar de que se celebraba misa, la multitud de turistas camuflaba el sonido de mi cámara y a mí misma, sentada en el suelo tratando de fotografiar la imagen de no sé muy bien qué Cristo.

091025-RM-barzar172

En ese preciso momento se me acercó el Señor Enrique. Me abordó para explicarme los detalles del Santuario: el milagro de los proyectiles que no explotaron, el milagro del muchacho que recuperó la misma pierna que años atrás le había sido amputada… “¿La ves, ahí está la Pilarica? ” De no haber sido por mi espontáneo guía jamás hubiera dado con ella. Cómo iba yo a imaginar su reducido tamaño.

En algún momento del fin de semana, Tino nos animó a acercarnos a la fotografía dejando la cámara a un lado, empezando por interesarnos genuinamente por las personas que queremos retratar. Ha de ser un interés absolutamente sincero, nos dijo, de otra manera la lejanía se hará patente en el resultado final.

No soy precisamente una persona capaz de entablar conversación con un desconocido pero ese día tenía presentes las palabras de Tino y allí, a mi lado, estaba Enrique. Me interesé por lo que me contaba, por su vida y sus quehaceres. Reconozco que al principio fue un interés forzado por la palabras del Tino y por mi deseo de fotografiarle. No obstante, al poco, el interés se tornó mágicamente sincero. Me sentí feliz de compartir charla con él, de simpatizar con una persona a priori tan lejana a mí. Fue un verdadero placer conocerle y escuchar sus historias. Me dejó fotografiarle y ahora ya será para siempre la primera persona a la que retraté, bien o mal, pero desde la cercanía, dejando la cámara a un lado. Eso, y su guía por Zaragoza, le agradezco.

enrique4

~ by dejardeimaginar on November 2, 2009.

4 Responses to “El Señor Enrique”

  1. La entrada te ha quedado casi tan emocionante como imagino que debió ser el momento, enhorabuena.

    • ¡Gracias! Sí, fue emocionante. Y el saber que es poco probable que volvamos a coincidir algún día le da un toque más de emoción. Le ofrecí enviarle las fotos pero no quiso, me dijo que no le gustaba verse. Y lo de utilizar correo electrónico no creo que formara parte de sus hábitos.

  2. Touché!. Lo clavaste Ro🙂
    Me gusta mucho el resultado final🙂

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

 
%d bloggers like this: