De vuelta en la jungla

Una parte de mi cerebro se dedica en exclusiva a aliviar a la otra de los pensamientos tiránicos derivados de una auto exigencia implacable. Es agotador y una pérdida de tiempo. Lo sé.

En esas estaba ahora mismo: tratando de encontrar una justificación que me libere del castigo por no haber escrito en tantos días. Y lo cierto es que, aunque tengo una razón plausible, honrosa, me sigo fustigando; no logro convencerme.

Hace una semana que terminé de escribir mi proyecto del Postgrado de Edición Digital. El resultado está en un largo pdf que no voy a publicar y en esta página web. Pasé largos fines de semana encerrada en casa sin ver más allá de la pantalla del ordenador que, aunque interesante, se parece poco a la jungla de ahí fuera.

Y claro, después del largo encierro, la calle me ha atrapado por completo. No he parado un solo segundo en casa.

Fui a ver a J.J. Millás a una charla que daba en el Puerto de la Cruz. Brillante en su ironía y en su abrupta sinceridad (“como dice usted, señora, compito a esta hora con fútbol, grandes debates electorales, el día de las letras canarias, mil cosas pero… nada como venir aquí a decirme lo mala que es mi novela, ¿no? (…) Ahora no va a usted hacerme creer que es usted la ofendida” ). Me da que, en esas frases, al tiempo que perdía a una lectora, ganaba tres o cuatro más, y es que, oír a alguien hablar desde la tarima sin recurrir a diplomacias ni argucias tan políticamente correctas como absurdas y manidas, es un lujo que ya solo Millás es capaz de ofrecernos. El resto del mundo se somete al convencionalismo y al miedo a perder lo que no siempre tienen: el favor del público.

Luego tocó viajar a La Palma para cumplir con un trabajo que, aunque me eleva sobre las nubes, hace demasiado tiempo ya que dejó de emocionarme. Pero eso es otro historia, para otro momento.

porlasnubes1.jpg

Y todo esto porque la férula que llevo en la mano izquierda me impide estar de evento en evento sacando fotos para AD7 que, todo sea dicho de paso, hoy, por primera vez, tiene presencia en los medios de comunicación como agencia de noticias. Aquí está la prueba 1 y aquí la 2.

Ah, y… también tengo en la cabeza… bueno… un sin fin de cosas… seguiré escribiendo o, en su defecto, torturándome….

~ by dejardeimaginar on March 2, 2008.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

 
%d bloggers like this: