Ver y oír

El pasado viernes por la mañana me acerqué a comprar un número de la ONCE. Delante de mi, una señora decía “quiero éste” y señalaba con el dedo un cupón. El señor que le atendía llevaba sus manos de un lado a otro sin tener claro dónde posarlas, qué darle, y la señora repetía cada vez en un tono más alto “¡éste, éste!”. Sentí ganas de decirle: “Señora, este señor es ciego, no sordo. No le grite, solo dígale qué es lo que quiere”. No dije nada, solo pensé en Daniel Álvarez.

Por la tarde, oí a J.J. Millás decir que cuando le preguntó a Daniel qué era lo que lo que más le gustaría poder volver a oír si recuperara el oído, éste respondió “música”. Y que desde entonces, él, Millás, cada día escuchaba música porque le parecía un privilegio que, teniéndolo, no debía desperdiciar.

He puesto música y he mirado por la ventana. Dos grandes privilegios.

~ by dejardeimaginar on February 9, 2008.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

 
%d bloggers like this: