Gira y gira

 

000031.jpg

 

Cuando te encuentras con una puerta giratoria, has de elegir el momento justo para entrar y luego seguir el ritmo. Si vas muy lento, la puerta te atropella. Si vas muy rápido, te das de frente con ella. La puerta gira y gira y en un momento de desconcierto, de desorientación, puedes acabar saliendo por donde entraste. Eso con suerte, que si no, quizá te quedes atrapado un buen rato.

Yo me quedé atrapada en el centro. Horas decidiendo hacia donde tirar. Al final, cansada, volví por donde entré. Había otros caminos interesantes pero no me decidí. Esta puerta me la encuentro varias veces en mi recorrido diario y últimamente no hago más que preguntarme que ocurriría sin un día girara en sentido contrario.

~ by dejardeimaginar on April 22, 2006.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s

 
%d bloggers like this: